Conectarse

Recuperar mi contraseña





La estación del año va aquí ^^ Por ahora estamos en invierno del 2013, abrígate bien :3
Últimos temas
» The Fairy Tale Land RPG [Afiliacion Elite]
Mar Abr 09, 2013 7:42 am por Invitado

» Twilight Generation (NORMAL)
Lun Abr 08, 2013 5:51 am por Invitado

» Demented Place [Élite]
Sáb Abr 06, 2013 3:55 am por Invitado

» Ayuda a un pobre ciego y te regalo un chocolate[Libre]
Jue Mar 28, 2013 3:04 pm por Paris Di Benedetto

» Muestrame como eres [Cedric]
Jue Mar 28, 2013 11:17 am por Elise Blackwood

» Corre, corre!!!....(elise)
Miér Mar 27, 2013 10:29 am por Elise Blackwood

» Una tarde para nosotros [Astaroth]
Miér Mar 27, 2013 6:29 am por Astaroth Saxe

» Coffe break? [Cedric]
Mar Mar 26, 2013 3:03 pm por Cedric Di Giovanni

» Tu aqui...{Alexander}
Mar Mar 26, 2013 9:05 am por Zoe A. Cinna





Aquí va el Staff ^^ Dudas, quejas y sugerencias a St. Edward o Derek Saxe




--- Foros Hermanos ---


--- Foros Elite ---
Never After COB Mauna Loa: Academia Militar


5 meses antes de llegar a St.Edward - Una tarde entre caballos.

Ir abajo

5 meses antes de llegar a St.Edward - Una tarde entre caballos.

Mensaje por Derek saxe el Sáb Ene 12, 2013 7:58 am

Derek se encontraba aquella tarde sobre Vengador, el gigante corcel negro de largas crines negras que le hacían ver como una sombra. A Derek le habían hecho entrega del majestuoso animal casi ocho años atrás cuando Derek tenia dieciséis años recién cumplidos. El animal ya era mayor para aquel entonces y se había convertido en una verdadera pesadilla para todos los jinetes que habían intentado montarlo llegando a causar graves accidentes en los potreros donde anteriormente le habían mantenido.

Cuando el caballo llego a los potreros de la familia real como regalo de parte del tio Adam para Derek, fue un desastre. El animal no podía estar cerca de otros, su gran tamaño y fuerza hacia que los cuidadores le temieran y sin mencionar su terrible mal carácter.

Pero algo sucedió, cuando Derek conoció al caballo. La personalidad fuerte y dominante de Derek desnudo por completo a la del indomable animal. No paso mucho tiempo para que ambos hicieran una amistas. Un vínculo entre mascota y amo. Derek amaba al animal y cuando tuvo que irse a estudiar a Finlandia hizo todo lo posible por llevárselo con él pues no sabía quién cuidaría de su fiel amigo y si el no lo hacía, entonces el caballo no se dejaría cuidar por nadie más.

Nunca llego a tirarle de su lomo. Si alguien más intentaba siquiera acercarse podría ser extremadamente peligroso por lo violento del animal pero luego llegaba Derek, le regañaba con voz fuerte. Luego le besaba y corrían por todos los terrenos del castillo durante horas.

Esa tarde en particular se había hecho una invitación especial a la recién prometida del Príncipe para pasar momentos diferentes, la equitación es una de las actividades favoritas del príncipe por lo qué el mismo quiso compartirlo con la que sería su futura esposa.

No estaban solos, como siempre Aidan estaba presente con una guitarra acústica cantando estúpidas canciones sobre Derek y su caballo y a Derek comenzaba a dolerle demasiado la cabeza. Sinceramente el príncipe no aguantaba demasiado la presencia de su primo. Según el mismo, era ese tipo de personas fastidiosas.

— Aidan ¿No tienes nada que hacer? — Le pregunto acercando el caballo a las rejas de madera que daban inicio al amplio terreno donde se podía cabalgar. Aidan estaba sentado en el primer pedazo de madera con guitarra en mano.

Este hizo señas de negación y continúo su serenata a la nada.

“Derek y vengador el corcel indomableee son como uñaa y mugre”

Derek hizo un gesto de desagrado y taloneando al caballo comenzó a galopar a toda velocidad hasta internarse en terrero. Cuando se detuvo. A lo lejos pudo observar el rojizo cabello de Annabelle Van Baumgärter. Su prometida había llegado.

Pudo ver como Aidan comenzaba a hacerle señas de que había llegado ya la joven y antes de que comenzara a gritar estupideces…por cosas del “destino” se cayó hacia atrás de la reja. Derek sonrió y volvió a galopar en dirección a donde se encontraba llegando Annabelle.

_________________






Derek Saxe


avatar
Derek saxe

Brujo

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 07/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 5 meses antes de llegar a St.Edward - Una tarde entre caballos.

Mensaje por Aidan Saxe el Sáb Ene 12, 2013 8:14 am

Había despertado a eso de las doce del mediodía pues la noche anterior había estado en una fiesta extremadamente salvaje que le devolvió a su hogar a las ocho y media de la mañana. Obviamente su padre no lo había dejado dormir más de las doce. Lo llamo diciéndole flojo y bueno para nada.
La mejor forma de mostrar cariño por parte de su padre, pensaba Aidan. Pero despierto y sin nada que hacer — Beber o fumar — se marcho al castillo donde Vivian sus primos. Allí encontraría de seguro un lugar donde dormir el resto de la tarde para recobrar fuerzas y volver a salir esa noche.
Cuando llegó a su destino, se encontró con la sorpresa de que se estaba preparando todo porque el príncipe Derek iba a pasar una tarde “romántica” con su prometida. A Astaroth no le caía muy bien la chica pero él bien sabia que solo estaba resentido por no habérsela podido llevar a la cama. Ese primo Ast, todo un loquillo.

En fin, Astaroth no estaba en casa y Alí tampoco — Aidan sabía que de seguro estaban intimando en alguno de sus lugares secretos — Aun no entendía como Ali y Astaroth se llevaran tan bien, ella soportaba todo lo que él hacía. Eso era amor. Se sintió frustrado por no poder conseguir ese amor que tanto quería tener pero no se daría por vencido, y ayudaría a Derek a hacer el “ambiente” con su chica.

Se coloco un sombrerito de color crema y unos lentes oscuros, saco su guitarra acústica y se sentó en el borde de la reja para afinar la guitarra y cantar para ir adaptando su voz.
Derek como siempre lo recibió cálidamente, o al menos eso era lo que los ojos amorosos de Aidan miraban cada vez que Derek le salía con una patada.

“Es la forma de demostrar el amor que tiene Derek”

Se decía para sí mismo. Luego Derek hacía muestras gratas de reconocimiento y hermandad preocupándose por las actividades de Aidan.

—¿No tienes nada que hacer?—

Aidan se regocijo cuando escucho a su primo decir aquello. Negó con la cabeza. Para él era un honor poder cantar y tocar para la cita romántica de su primo no tan favorito pero igual primo.
Todo iba a salir genial.

Su canción daba tantos ánimos a Derek que el comenzaba a galopar a toda velocidad por todo el terreno lleno de vitalidad. Aidan se sentía sumamente feliz.

Luego de unos instantes se aviso de la llegada de la jovencita. Derek estaba lejos pero eso no limito que Aidan comenzara a hacer señas y cuando iba a gritarle que volviera, lamentablemente tropezó y cayó en el suelo.

Se levanto de inmediato mirando asombrado como su primo venia cabalgando con rapidez para socorrerlo.

—Tranquilo primo, no me paso nada, no te preocupes — Derek lo miro con una cara que Aidan definió como “preocupación paternal nivel: enojo máximo” y saltando del caballo corrió al encuentro con su prometida.

_________________
avatar
Aidan Saxe

Humano

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 07/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 5 meses antes de llegar a St.Edward - Una tarde entre caballos.

Mensaje por Annabelle Van Baumgärter el Sáb Ene 12, 2013 4:24 pm

Normalmente un día en la vida de Annabelle consistía en levantarse temprano y tomar todo tipo de clases para convertirse en la mejor esposa para el príncipe Derek y en una futura princesa. Las clases iban desde como comer en la mesa, como caminar, vestirse, tratar a la gente en la calle, sentarse, incluso el como subir y bajar de un auto; no es que ella fuera una plebeya vulgar cualquiera que el príncipe hubiera recogido de cualquier sitio, Annabelle tenía modales, sabía comportarse pero las cosas en la corte eran muy diferentes a la vida a la que estaba acostumbrada, todo allí dentro de la familia real era mas rígido y protocolario. Pero, a pesar del esfuerzo que requería Annabelle se sentía inmensamente feliz, cada día había una sonrisa que iluminaba su rostro, no porque fuera a ser una princesa y fuera a ser una persona muy influyente y a tener mucho dinero, sino porque ella verdaderamente amaba al príncipe a pesar de que era muchos años mayor que ella, lo había amado desde los ocho años, para ella era como un sueño hecho realidad, a veces todavía no creía que él la hubiera elegido como esposa… pero cuando miraba la pesada sortija de esmeraldas en su mano, sabía que no era un sueño, estaba viviendo un cuento de hadas real.

Aquella mañana al despertar, la chica fue informada de que sus clases serían suspendidas ese día porque el príncipe la había invitado al palacio de Vaduz a pasar el día, eso la emocionó mucho, vería a su amado Derek pues casi nunca lo veía, él tenía muchas ocupaciones y ambos vivían en países diferentes, él por supuesto en Liechtenstein y ella en Austria, pero ese día podría verlo y sería un día maravilloso, podría conocerlo mejor porque casi todo lo que conocía de él era lo que venían en los periódicos y artículos de revistas, y lo que venía en internet que ella había investigado como una adolescente investiga acerca del artista famoso que adora. Ella también quería que Derek la conociera, que se enamorara de ella, porque sabía de sobra que el príncipe no la había elegido porque fuera la mujer de su vida, apenas se habían visto unas cuantas veces antes de que él llegara a pedir su mano.

Desde que salió de casa hasta el viaje en avión al palacio fue excitante, Anna estaba muy nerviosa, retorcía sus manos constantemente, algo dentro de ella le hacía sentir miedo, miedo al rechazo del príncipe o de no complacer las expectativas de la familia real y de los Liechtensteinianos, aunque el recibimiento fue una avalancha de reporteros y fotógrafos en el aeropuerto.

Una vez en el palacio un grupo de estilistas se encargaron de arreglarla para el príncipe, esta vez no le hicieron que se pusiera un hermoso vestido y se llenara de joyas, esta vez su atuendo era un traje de equitación y eso le gustó más, resultaba mucho más cómodo. Luego uno de los criados la guió al campo y desde lejos pudo ver a su prometido cabalgando en un hermoso corcel negro, parecía un gran caballero, se veía tan guapo… su corazón se aceleró pero suspiró profundamente porque no podía parecer aterrada o nerviosa delante del príncipe, esbozó una sonrisa, no tímida porque ella no era así, su sonrisa era decidida y firme, vivaz como la misma Annabelle.

Antes de llegar también notó al príncipe Aidan cantando, él le agradaba mucho… era como un espíritu libre. Se preocupó cuando lo vio caer y sintió el impulso de correr a él para ayudarlo y ver si estaba bien, pero su prioridad debía ser el príncipe Derek y no su primo, sería una grosería que hiciera aquello, así que contuvo sus impulsos y se detuvo en la reja.

—Su alteza—dijo haciendo una reverencia formal, le habían dicho que así se tenía que referir a él mientras no fuera su esposo… una reverenda tontería pero la tenía que acatar—Es un placer para mí aceptar su invitación y gozar de su grata compañía.
avatar
Annabelle Van Baumgärter

Humana

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 08/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 5 meses antes de llegar a St.Edward - Una tarde entre caballos.

Mensaje por Derek saxe el Dom Ene 13, 2013 12:45 pm

No tardo en saltar la reja de madera que limitaba el potrero. Su cabello lo estaba llevando bastante largo. Rozaba la media espalda y los mechones mojados por el sudor que emanaba de su cabeza mojaba su fina cabellera azabache además de dar brillo a su frente.

Se limpió las manos de la camisa de Aidan que estaba levantándose y tomó la mano de la joven Annabelle besándosela con suavidad. El sonido de sus labios contra la piel de la joven hizo eco en cada oído presente.

— Su presencia ilumina este castillo, dama mía — Le dijo cortésmente para luego continuar — Quisiera abrazarla, parece que han pasado siglos desde nuestro último encuentro pero mi condición es deplorable y no quiero arruinar su bello atuendo — Mentira, Derek odiaba los abrazos a muerte. Siempre le habían causado indignación.
El príncipe sacó dos mechones de negro cabello que molestaban su gris mirada y luego colocando el cabello detrás de una de sus orejas y tomando la mano de su prometida le ayudo a subir por la reja para poder cruzar al otro lado.

Cuando Annabelle estuvo del otro lado — Con vengador muy cerca — Derek salto y se coloco detrás de ella para protegerla

— Ya pueden irse, yo cuidare de Annabelle lo que resta del día — Dictamino mirando a todos alrededor, incluyendo Aidan que ya comenzaba a cantar el éxito de Leonel Ritchie “Say you, say me” en cualquier momento, Derek le quitaría la guitarra y se la pegaría en su rubia cabeza vacia. — Todos, adiós nos vemos luego. Déjenme a solas con mi bella prometida — Miró como todos se retiraban, antes de que Aidan estuviera muy lejos lo jalo de la camisa casi violentamente y lo atrajo hacia sí. La reja estaba en el medio — Localiza a Astaroth y a Alelí. Vete con ellos y que mi estancia del castillo este sola e imperturbable — Le susurro para que Anna no pudiera escuchar sus palabras.

Aidan se marcho asintiendo con la cabeza y despidiéndose cariñosamente de Annabelle.
Se volteó y cuando se encontró con Anna. Su rostro miraba a su pecho. Derek Sonrió.
—¿Qué pasa? Levanta el rostro Anna, mírame a los ojos— Le pidió con un tono de voz extremadamente sensual. Tanto que se podía palpar en el aire las partículas de excitación —Prefieres una yegua para ti o…¿quieres intentarlo en vengador?— Los ojos de Derek brillaron. Vengador relincho con furia a un lado.

_________________






Derek Saxe


avatar
Derek saxe

Brujo

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 07/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 5 meses antes de llegar a St.Edward - Una tarde entre caballos.

Mensaje por Annabelle Van Baumgärter el Mar Ene 15, 2013 6:05 am

Observó en silencio al príncipe Derek y a su primo aunque fingía que su atención estaba puesta en el caballo negro y no en los asuntos personales del príncipe, fue capaz de darse cuenta de la forma en que Derek trataba al Aidan, como si fuera uno más de los criados o un pequeño niño idiota, eso.. no estaba bien, se dijo ella un tanto molesta, pero no eran sus asuntos, ella no conocía la relación entre ellos dos, quizá el príncipe Aidan había hecho algo malo que había molestado a Derek y por eso su actitud con él, no era un secreto para nadie, absolutamente nadie que Aidan era… bueno, las revistas lo decían, las fotografías allí estaban; Annabelle se imaginaba que eso no era muy bien visto en la familia real.

Cuando la atención de Derek volvió a ella la chica intentó esconder su molestia mirando al suelo, un acto que él príncipe pareció tomar como timidez, sin embargo ella no era en absoluto una niña tímida, si la habían educado para estar entre la sociedad ella se había encargado de haber aprendido bien. Levantó la mirada, su prometido era muy alto y estando tan cerca su altitud la hacía forzar a inclinar un poco la cabeza hacia arriba, entonces sonrió.

—No creo que a su amigo le agraden los extraños—confesó mirando de nuevo al oscuro animal—parece que él tiene una conexión especial con su alteza y él preferiría que usted lo montase a que lo hiciera yo. No tengo ningún inconveniente en montar cualquier otro potro.

La equitación no era precisamente su actividad favorita, pero le agradaba pasea a caballo en ocasiones, le relajaba estar sobre un caballo andando con tranquilidad por un lindo campo verde de Austria, sentir el calor de los músculos del animal entre sus piernas, su forma elegante de moverse mientras ella le hablaba como si de un viejo amigo se tratase. Pensó que el príncipe había elegido una buena actividad que ambos disfrutarían y no sólo él, pues sabía que eso le gustaba hacer a Derek, en realidad sabía todos los pasatiempos que le gustaba hacer, parte de su instrucción conllevaba conocer a su prometido para satisfacerlo en todo, no sólo como esposa, sino también como compañera.

Annabelle recordó vagamente un encuentro en su infancia y entonces el recuerdo le hizo volver la mirada a Derek, observando esos grises ojos tan hermosos pero de una mirada ligeramente inexpresiva y dura, como una roca impenetrable, Derek parecía impasible y poderoso, imponente, pero al menos para ella no lucía feliz, como no lo había lucido el día en que se conocieron hace muchos años… tal vez ella podía hacerlo feliz, no le gustaba ver a una persona miserable, no le gustaba el sufrimiento, si ella pudiera hacer algo por él…
avatar
Annabelle Van Baumgärter

Humana

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 08/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 5 meses antes de llegar a St.Edward - Una tarde entre caballos.

Mensaje por Derek saxe el Mar Ene 15, 2013 12:14 pm

Allí estaba esa mirada otra vez, esa mirada que intentaba decirle a Derek que ella quería hacer algo por acomodar su vida. ¿Por qué todas las mujeres son iguales? Siempre quieren estar metiéndose en la vida de las personas ajenas a ellas y mucho más en las vidas de sus parejas.

Brianna había intentado aquello mismo, ella había intentado meterse en los planes de Derek, no le basto con que él corazón del joven príncipe estaba cediendo poco a poco por ella. No, ella quiso presionarlo y hacer que le contara su vida, que le dejara entrar mucho más en su vida. Una vida que solo era suya, una vida que solo él podía vivir, una vida la cual nació ligada a la tortura, al dolor pero también, al odio y por sobre todas las cosas…A la venganza.

La venganza a la traición no se cura con palabras sino se sacia con carne fresca. La carne desgarrada de los que traicionaron. Los cobardes se iban, se iban lejos…A reunirse con su creador. Así como Brianna.

Derek recordó el pedazo de caliente metal con el que atravesó la frente de la rubia. Había sido magnifica la forma en la que su sangre salpico y mancho las mejillas de Derek. Él la había disfrutado, pero la traición de Brianna, la pago con su muerte.

Volvió al presente, y mirando a Anna, pudo imaginar también el mismo pedazo de hierro atravesando su sutil cráneo. Primero la escucharía gritar, luego se movería hasta que su cuerpo lentamente comenzara a detenerse y luego, la fría y sobria muerte la acogería en su seno.
Derek era así, un hombre despiadado, capaz de asesinar por venganza, capaz de hacer cosas terribles por hacer realidad sus caprichos. Anna, había sido un capricho suyo y ahora la tenia. Allí, tan suave de piel, tan fiera de mirada, tan virginal de cuerpo.

— Mi dulce Anna — Musito en silencio, susurrándole cerca del rostro, dejando que lo caliente de su aliento tocara las suaves mejillas de la chica y la sonrojara ligeramente —Debo preguntarle algo, algo que necesito que responda con un sí — Su voz, casi de imploración era extremadamente real. Tomó las manos de la joven y entrelazando sus dedos con los de ella volvió a hablar — ¿Le regalaría usted a este joven sirviente y esclavo de su amor un dulce beso de los labios más tiernos de este vago planeta?— Derek soltó una de las manos de la chica y sus dedos rozaron la mejilla cálida de Anna suavemente.

_________________






Derek Saxe


avatar
Derek saxe

Brujo

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 07/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 5 meses antes de llegar a St.Edward - Una tarde entre caballos.

Mensaje por Annabelle Van Baumgärter el Sáb Feb 02, 2013 7:16 pm

Annabelle por un momento no estaba segura de si aquello estaba ocurriendo o era un sueño lo que ella estaba viviendo, se sentía extraña. Ella podía sentir la sonrisa en su rostro, contrayendo sus músculos faciales, mientras que, por dentro había algo que no le dejaba sentir la euforia de tal encuentro tan esperado con su prometido, como si él no la llenara lo suficiente a como ella había esperado, a como lo había imaginado, pero, se dijo en su fuero interno, todo era culpa de los nervios que estaban traicionándola.

Le sonrió al príncipe y aunque su cuerpo estaba temblando de pies a cabeza mantuvo su mirada firme y no vaciló porque se hubiera considerado una falta de respeto, algo imperdonable y ofensivo para su alteza. Siempre estaba presente en su cabeza su institutriz regañándola, diciéndole lo que tenía que hacer en cada situación, dándole las bases para ser una futura princesa, y la forma de comportarse ante todos, protocolos siempre protocolos.

¿Cuándo había oportunidad de ser humanos?

—Si es el deseo de su alteza—respondió con voz firme pero dulce, cuidando sus palabras, tono de voz, porte—no podré negarme.

Ella quería besarlo, por supuesto, había fantaseado desde que recordaba haber conocido al príncipe con un beso, los había imaginado de todas maneras en todos lugares, había besado estúpidamente sus labios en las fotografías de las revistas donde él salía, se había imaginado diciéndole toda clase de cosas dulces, en un amanecer, un atardecer, bajo la luna y las estrellas, no importaba dónde, siempre era hermoso aunque inocente. Y ahora… ahora no podía sentir por completo esa euforia que en sueños había albergado, ahora que era real le parecía monótono.

Tomó la mano de Derek y con sus dedos sintió la textura de su piel y la cálida temperatura que esta emanaba, todo sería perfecto si de verdad él la amara como ella lo amaba a él.
avatar
Annabelle Van Baumgärter

Humana

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 08/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 5 meses antes de llegar a St.Edward - Una tarde entre caballos.

Mensaje por Derek saxe el Lun Feb 04, 2013 5:12 pm

De seguro estaba a punto de ganarme el Oscar al mejor actor del año, la cara de esta niña era de chica enamorada de príncipe azul, lamentablemente aquí no había ningún príncipe azul, quizás un príncipe negro pero jamás de un color tan homosexual como el azul. Cuando tomó mi mano, levante mis cejas en forma de sorpresa y con la otra acaricie su mejilla rojiza. La chica en ningún momento me había desviado la mirada, era increíble lo valiente que eran esos ojos verdes. Audaces y llenos de vida.
Encantadores. Que placentero será mirarlos llenos de terror, ese rostro de mucha belleza transfigurado en una expresión de terror, de dolor.

Con ella tomándome aún de la mano me acerque a sus labios y la besé, un beso que al principio fue suave, cuando sus labios se acostumbraron a los míos, me solté de su agarre para adueñarme de su fino rostro y besarla con mayor pasión, una pasión que corrió como nunca por mi cuerpo al sentir esos labios temblorosos contra los míos. No supe que me estaba pasando, en realidad fue extraño, algo que no había sentido con nadie estaba adueñándose de mi interior y cuando mi mente le decía “Arrebátale la ropa, viólala aquí mismo” ese otro decía “Espera, al menos llévala a un sitio bonito” ¿Qué esto? ¿Por qué no puedo dejar sus labios? Cerré mis ojos…¿Yo dando un beso de ojos cerrados? Extraño…Pero en fin, la magia se iba a acabar porque estas cosas nunca resultan bien.

Me separé de sus labios y la miré, esos ojos…Esos ojos verdes comenzaban a hacerme maquinar cosas extrañas ¿flores sinceras? No. No puedo.
Le sonreí y besé su frente intentando volver a ser yo mismo, aun estaba teniendo lapsus de sus ojos y sus labios.

Silbé a Vengador y el caballo corrió a por mí. Tome sus riendas y tome la mano de Anna para acercarla a mí.

—Ven, no temas — Musité tomándola de su cintura para llevarla directamente a la silla del caballo el cual comenzó a moverse inquietamente. Miré al animal severamente y este se calmó.

Cuando ella estuvo arriba y segura, me apresure a subir detrás de ella, pasando mis manos por su cintura tome las riendas y obligue al animal a trotar elegantemente.
—Eres la primera mujer que Vengador deja sobre su lomo — Le dije al oído —Tiene que ser una señal — En realidad yo mismo me sorprendía de lo cutre y sínico que podía llegar a ser —Ese beso me ha dejado embrujado — Complete para besar su mejilla y apresurar el paso del animal.

_________________






Derek Saxe


avatar
Derek saxe

Brujo

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 07/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 5 meses antes de llegar a St.Edward - Una tarde entre caballos.

Mensaje por Annabelle Van Baumgärter el Lun Feb 11, 2013 5:45 am

El corazón me latía rápido al tenerlo tan cerca de mí, podía ver con claridad lo hermosos que eran sus ojos grises, podía definir lo perfectas que eran las facciones de su rostro y como encajaban bien las unas con las otras formando a un hombre apuesto pues ya había dejado de ser el adolescente que tanto me había fascinado antaño, el príncipe Derek se había convertido en un hombre y apenas me daba cuenta, pero eso no hacía que dejara de gustarme un poco, de hecho, sentía como si me atrajera más que antes… era todo en él, sus ojos, sus labios, su voz, hasta su aroma.

Sus labios eran suaves, expertos, más que los míos al parecer, pero tampoco era la primera vez que besaba a alguien, y por supuesto, no era la primera vez que lo besaba a él, habíamos hecho eso unas cuantas veces para las cámaras, para el público, para aparentar que estábamos infinitamente enamorados y que por eso nos íbamos a casar, aunque la gente no era tonta, estaba casi segura de que ellos asumían un matrimonio arreglado entre el futuro gobernante de su país y la austriaca bastarda del primer ministro, sin embargo me habían aceptado. Este beso se sintió diferente, me perdí en él a pesar de que no quería hacerlo, le devolví el beso al principio con cautela, después disfruté de su sabor, de su aliento… maldita sea lo que sentía por él.

Abrí mis ojos cuando terminó, él me miraba y me sonreía, le devolví la sonrisa y también le miré con seguridad, desvié la mirada únicamente cuando su caballo se acercó a la orden de él. Era un animal hermoso, pude darme cuenta, bien cuidado y tenía cierto apego a su amo aunque ambos fueran orgullosos y difíciles, mantuve contacto visual con el animal pues me habían enseñado que eso era importante en una relación (no sólo entre humanos), si él notaba mi inseguridad, todo saldría mal. No estaba segura de querer subir a él, pero antes de que dijera algo, el príncipe me montó en la silla y me adapté a él cuidando de no provocar al animal para que me tumbase… Vengador, como se llamaba, era caprichoso pero, le gustaba dominar, era su carácter salvaje, pero si esperaba que me pusiera a gritar… tendría que quedarse esperando y buscar algo mejor para intimidarme.

—Tal vez es porque tenemos el mismo carácter difícil—musité inclinándome un como hacia delante acariciando las crines negras y sedosas del animal—tal vez nos entendemos mas de lo que su alteza podría imaginar… o simplemente yo no soy como las demás mujeres

Sentí sus labios sobre mi mejilla y sonreí irónica, Derek sabía como conquistar a una mujer, era elegante, sabía que decir en el momento adecuado, era muy diferente a su hermano o a su primo… pero seguía siendo un hombre después de todo. Aún así era también parte de mi "tarea real" coquetear con él, complacerlo, darle razones de porque yo era la mujer con quien él quería estar.
avatar
Annabelle Van Baumgärter

Humana

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 08/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 5 meses antes de llegar a St.Edward - Una tarde entre caballos.

Mensaje por Derek saxe el Miér Feb 13, 2013 5:00 pm

Annabelle no era una chica de la que tuviera demasiadas expectativas. En realidad ni siquiera era mi tipo. Jamás me hubiera fijado en una mocosa con el color de cabello igual al de mi madre. Era una simple bastarda hija de un obstinante funcionario que se creía demasiado cuando simplemente no era nada. Una vez se concretara el matrimonio sin duda me desligaría de ese asqueroso hombre que se creía que costearía todas sus inmundicias con mi puesto y el puesto de su hija. Inepto, un simple inepto.

Todo este embrollo del compromiso se había suscitado por un extraño sueño que había tenido al llegar a Liechtenstein, mi estancia en Finlandia había sido bastante agitada y me habían impuesto algunas barreras que había tenido que derrumbar a la fuerza. Un amorío que termino en traición y una mujer que termino desmembrada junto a toda su familia por hacerme enojar. En realidad yo nunca comprendería el afán de las personas por buscarse lo que no se les ha perdido. Pero volviendo al sueño, mi madre ataviada con un traje bastante peculiar me decía que esta niña me iba a salvar del sufrimiento eterno ¿Cómo no obedecer las órdenes de una madre muerta? En realidad no lo hago por miedo a lo que podría suceder, es simple curiosidad. Además quitar una virginidad más no es algo que me desagrada del todo.

Escucharla hablar sobre su carácter difícil fue cómico ¿De verdad se estaba creyendo que el caballo la dejaba estar sobre el por ella misma?

—No, no eres como las dejas mujeres Annabelle. Por eso te he escogido a ti — Le susurre sin dejar de besar su cuello.

El animal acelero más el paso, si bien le había dicho a Aidan que sacara a todas las personas del castillo, un súbito cambio de planes me había dado la idea del siglo ¿Por qué no intentarlo al aire libre? Era más seguro y así evitaba accidentes y que sus gritos fueran escuchados por oídos que no quisiera que fueran escuchados.

Nos adentramos en el bosque lejos de los limites para poder cabalgar, donde los troncos de los arboles se hacían gruesos y el ambiente se volvía más denso y frio. Tanto que cuando respirábamos salía vaho por nuestras bocas. El hecho de poseerla en condiciones climáticas tan extremas solo excitaba mucho más mis sentidos.
Detuve al caballo bastante lejos y me baje ayudándole a bajar también. Tome su mano y apegue su cuerpo al mío con un rápido movimiento y un fuerte agarre. Mire sus ojos verdes, sus labios rojos que temblaban suavemente. Mis manos estaban heladas, lo supe pues cuando la lleve a su mejilla ella tembló un poco más.

—¿Frio Anna? — Pregunte besando su frente abrazándola —No te preocupes, lo vamos a arreglar muy pronto querida —
La empuje contra un árbol besándola violentamente mientras mis manos comenzaban a desnudar su pecho sin romper su ropa, tendríamos que volver por lo que no convenía ponerse salvajes…no con las prendas que vestíamos.

—Ahora bien, las reglas del juego querida — Musite en su oído sin dejar de acariciar con mis frías manos su blanca piel—Tu madre no está muerta. Pero lo estará si tu no obedeces sin chistar todo lo que yo ordene ¿Estamos? — deje caer su camisa a un lado y comencé a besar su cuello agachándome un poco pues considerando mi altura…Era bastante baja.

_________________






Derek Saxe


avatar
Derek saxe

Brujo

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 07/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 5 meses antes de llegar a St.Edward - Una tarde entre caballos.

Mensaje por Annabelle Van Baumgärter el Jue Feb 21, 2013 1:42 pm

Su voz era seductora sensual, se acercaba a mí de tal manera que sentía los músculos de su pecho contra mi espalda, su aliento en mi cuello, su respiración, podía percibir con toda claridad el aroma de su perfume y sus cabellos me hacían cosquillas en la mejilla y pronto empezó a incomodarme. Me pregunté como era posible que quisiera que se alejara si yo lo amaba, tal vez porque no era el momento indicado, o probablemente porque era incorrecto, aunque él no parecía darse cuenta de eso, o simplemente no le importaba. Era mucho mayor que yo y siempre había asumido que el príncipe me veía sólo como a una niña, tal vez como a su hermana menor, teníamos la misma edad ella y yo.

—Eso dicen todos los hombres sobre la mujer que están cortejando—musité un tanto indignada, odiaba que un chico me dijera (en este caso un hombre), que yo era diferente a todas las otras mujeres, ellos siempre inventaban esa excusa—estoy segura de que usted es más inteligente que eso, su alteza, y sabe usar mejor sus palabras.

El castillo se quedaba lejos detrás de nosotros, nos adentrábamos en sus alrededores oscuros, quien sabe que clase de cosas había en esos bosques, no tenía miedo, me gustaba mucho en realidad y lamenté no tener conmigo la cámara fotográfica para sacar algunas buenas fotografías, había una luz tenue perfecta, las sombras…

Vegador, se detuvo en medio de la nada. Un escalofrío recorrió mi columna, no me había dado cuenta del frío que hacía hasta que sentí como mis piernas empezaban a temblar, y abrecé mi cuerpo y el calor de su cuerpo contra el mío se sintió reconfortante pero sus manos estaban heladas como témpanos de hielo, me hizo estremecer de nuevo… sus ojos los miré y no me gustó su mirada, había algo malo en ella, pero… no debía temer a mi futuro esposo, él no me haría daño, no lo haría ¿cierto?

Pero me equivocaba. Hice una mueca cuando prácticamente me lanzó contra un árbol, le miré sorprendida porque ese no era el Derek que yo conocía… no era mi príncipe. Sus manos violentamente querían deshacerse de mi blusa y luché para apartarlas pero él era mas fuerte; no se trataba de un juego, era demasiado real y serio para ser un juego.

— ¿Qué hace? —gruñí aún luchando con él. —Esto no es correcto y…

Mi frase quedó a la mitad cuando le escuché hablar de mi madre, callé de golpe mirándolo con sorpresa, claro, tenía que estar mintiendo porque lo que decía no podía ser cierto ni en un millón de años, no iba a amenazarme con eso.

—Aléjese ahora y no le diré a nadie.

Traté de cubrir mi cuerpo semidesnudo con mis brazos a pesar de que repentinamente el frío se había ido. Lo golpeé en el pecho y me moví bajo su cuerpo fuerte y varonil, yo sabía que no importaba lo que dijera o como se lo pidiera él no iba a parar. Dejó de importarme quien era, su título o mis estúpidas idealizaciones de él. Pero él seguía besándome de una manera que debía ser prohibida, me tocaba como nunca nadie antes lo había hecho y su aliento cálido sobre mi piel desnuda era agitado, desesperado, como un animal hambriento.

— ¡Dije que basta!

Decidida hinqué mis uñas en su cara y le rasguñé con fuerza sintiendo su carne al ser herida; aproveché la distracción para alejarme y tomar de vuelta mi blusa.
avatar
Annabelle Van Baumgärter

Humana

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 08/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 5 meses antes de llegar a St.Edward - Una tarde entre caballos.

Mensaje por Derek saxe el Miér Mar 06, 2013 3:42 pm

La realeza, simple capa de invisibilidad que desde tiempo remotos ha ayudado a los más viles genios a hacer sus obscenidades sin que nadie sospeche en lo más minino de ellos. Algo bastante irónico, de hecho los príncipes, seres dotados de belleza casi “celestial” miradas ingenuas, y cuidado total con las palabras usadas para cada persona. Todo un protocolo para mirar, comer, beber, fumar y hasta para intimar. Todo ha de ser reglamentario. Todo dentro de las reglas del juego para así quedarse bajo la seguridad de ese manto.

Pero ¿Dentro del manto, que ocurre? Fácil, dentro del manto se esconde la verdadera naturaleza de la realeza. La pura y salvaje esencia de asesinos, capaces de matar hasta los seres más cercanos para quedarse con un puesto dentro de la familia, un pedazo de tierra o peor: Una pertenencia familiar.

Miré al cielo teniéndola entre mis brazos. Sonreí casi irónicamente, allá arriba si es que existía un cielo al cual ir, el tío que había sido más padre que nadie más, de seguro no estaría orgulloso de mirarme darle una bofetada con fuerza descomunal a la que es mi prometida. Pero es que sus uñas en mi rostro y la sangre brotando de mis heridas me provoco enojo total. Y el deseo de poseerla salvajemente sin mirar atrás inundo más mi oscuro corazón.

— Oh, así que tenemos una gatita aquí — Musite mirándola fijamente. Sonreí y tome su mentón —No, nadie va a enterarse porque si no, tu querida madre morirá irremediablemente

No espere que respondiera ¿Para qué? Mejor terminar lo que había comenzado. El frio erizaba su piel, la hacía temblar entre mis brazos mientras mis labios besaban con violencia sus labios que emitían sonidos de desagrado ante mis acciones.
Mi mano derecha ato las de ella contra el suelo mientras que la izquierda saque su pantalón dejándolo desparramado junto a su camisa. Yo como siempre ya estaba preparado para lo siguiente, mi compañero de cuerpo nunca me ha dejado mal en ningún momento. La mire y note el miedo en su mirada.

Acaricie su cabello con suavidad.

—Solo dolerá un segundo — Le dije irónicamente besando sus mejillas para luego morder con brusquedad.

Sin dejar el agarre a sus manos con mi mano libre quite el botón de mi pantalón, seguidamente corrí la cremallera para poder dejar libre mi erección ansiosa de robarle la virginidad a mi joven e inocente prometida.

Me metí entre las piernas de Annabelle sin dejar de mirarla ni dejar de hacer fuerza en sus manos para evitar movimientos bruscos de parte de ella. Así la quería, inmovilizada y toda a mi merced.

Sin pensarlo mucho más simplemente me hundí en su cuerpo sin poder evitar ese sonido que se escapo de mis labios. Ese sonido ronco motivado al placer que mi cuerpo sentía al vencer con rudeza esa barrera que la hacía llamarse “virgen” ante una sociedad estúpida como la nuestra.

No espere más para comenzar mi movimiento en su contra. Abrí más sus piernas con ayuda de mi mano libre para poder acceder más profundamente en su cuerpo. Me inundé de su calor. Tanto que quise tener más.

Mis movimientos se hicieron más bruscos. ¿Mis deseos? Lastimarla…que sus lágrimas corrieran por sus mejillas y su sangre manchara mi piel…

_________________






Derek Saxe


avatar
Derek saxe

Brujo

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 07/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 5 meses antes de llegar a St.Edward - Una tarde entre caballos.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.