Conectarse

Recuperar mi contraseña





La estación del año va aquí ^^ Por ahora estamos en invierno del 2013, abrígate bien :3
Últimos temas
» The Fairy Tale Land RPG [Afiliacion Elite]
Mar Abr 09, 2013 7:42 am por Invitado

» Twilight Generation (NORMAL)
Lun Abr 08, 2013 5:51 am por Invitado

» Demented Place [Élite]
Sáb Abr 06, 2013 3:55 am por Invitado

» Ayuda a un pobre ciego y te regalo un chocolate[Libre]
Jue Mar 28, 2013 3:04 pm por Paris Di Benedetto

» Muestrame como eres [Cedric]
Jue Mar 28, 2013 11:17 am por Elise Blackwood

» Corre, corre!!!....(elise)
Miér Mar 27, 2013 10:29 am por Elise Blackwood

» Una tarde para nosotros [Astaroth]
Miér Mar 27, 2013 6:29 am por Astaroth Saxe

» Coffe break? [Cedric]
Mar Mar 26, 2013 3:03 pm por Cedric Di Giovanni

» Tu aqui...{Alexander}
Mar Mar 26, 2013 9:05 am por Zoe A. Cinna





Aquí va el Staff ^^ Dudas, quejas y sugerencias a St. Edward o Derek Saxe




--- Foros Hermanos ---


--- Foros Elite ---
Never After COB Mauna Loa: Academia Militar


Un jardín lleno de secretos y verdades [James]

Ir abajo

Un jardín lleno de secretos y verdades [James]

Mensaje por Annabelle Van Baumgärter el Mar Ene 08, 2013 4:46 pm

La cena concluyó en el comedor. El sonido musical de los cubiertos contra la losa de porcelana fue acallándose lentamente, seguido de murmullos suaves, risas y charlas disonantes en el salón de las cuales todos eran parte y a la vez ignorantes. Con una sonrisa amable Annabelle trató de seguir el hilo de ideas que se elevaban en el grupo de chicos y chicas a su alrededor, no era difícil porque estaba acostumbrada a ello, a hablar de todo y de nada a la vez, había sido parte de su educación como futura princesa soberana de Liechtenstein. Y, aunque quería quedarse callada y perderse en su propio mundo no estaba permitido que ella fuese distraída en ningún momento, siempre tenía que mostrarse correcta, educada, la ansiedad no podía tener cabida en su cuerpo, el cansancio o la pesadumbre no podían reflejarse en su rostro… nada, no había una oportunidad para ser humana, sólo una muñeca mecánica de porcelana entrenada para actuar de determinada manera. Ciertamente no estaba en el castillo o en algún evento dónde los ojos de todos estaban sobre ella y su prometido; no obstante, había costumbres que jamás se perdían, también, sabía que de vez en cuando los ojos de Derek sentado en algún lugar, iban hacia ella como buen vigía, pendiente con discreción de su comportamiento, cuidando que la chica no hiciera tonterías y lo echara todo a perder.

Elevó rápidamente la mirada a uno de los relojes colgados en la pared, aliviada descubrió que la cena estaba por finalizar y apartó unos centímetros el plato a medio terminar. No estaba segura si se trataba de que el colegio contaba con un grupo impertinente de chefs o de ella, pero la comida tenía un desagradable sabor cada vez que un bocado tocaba su paladar, podría haber masticado cartón y no notar la diferencia. Al siguiente instante, Annabelle se vio de pie saliendo por las puertas del comedor, ni siquiera se había dado cuenta cuando todos empezaron a salir, cuando el sonido de las sillas y un revuelo alboroto se alzó en el lugar, sólo estaba caminando hacia las habitaciones, respetando el toque de queda… sumiéndose en una nueva rutina. De pronto, sus pies, como si ella no fuera dueña de sus acciones, la alejaron del grupo de estudiantes que se dirigía hacia los dormitorios, miró alrededor y los pasillos ya desiertos la envolvieron con su mortecina oscuridad y silencio, de aquella manera, pensó Annabelle, el lugar lucía tétrico, como una película de terror antigua… o lucía tan desagradablemente horrible como el Castillo de Vaduz.

Los pasos de la muchacha resonaron haciendo eco en los muros. Una brisa helada entró por la ventana y se dio cuenta de que no llevaba su abrigo, pero no quería volver, se estaba bien allí, en la soledad, vagando… también rompiendo la regla del toque de queda. Se abrazó a sí misma y siguió con un camino que no estaba definido, sólo moviéndose según sus pies andaban, hacia delante, dando vueltas en un pasillo y otro, admirando la arquitectura y los detalles en las cortinas, las paredes, el suelo… Se sentía libre, fascinada…

Su cuerpo resintió más el frío nocturno cuando salió hacia los jardines por una de las muchas puertas con las que contaba el colegio, los bellos de sus brazos y su nuca se erizaron, pero siguió firme en no dar marcha atrás; su corazón latía cada vez más rápido dentro de su pecho, se vio presa de una adrenalina desconocida como descargas eléctricas recorriendo el interior de sus venas.

Annabelle…

Escuchó, como si alguien le hubiese susurrado al oído, como si la brisa invernal de la noche la llamara. La chica se volvió sobre sus pasos y paseó la mirada de un lado a otro, deteniéndose dónde un cuerpo humano pudiera esconderse, pero no encontró nada.

Nuevamente la voz le habló y esta vez pareció hacerlo dentro de su cabeza. Era insistente, incitaba… al mismo tiempo sonaba ligeramente aterradora, más no había horrores invisibles que la amedrentaran, no era de las chicas que temían a la oscuridad, a los cuentos… tenía que ver con sus propios ojos, incluso se atrevió a sonreír y a seguir andando hacia delante, segura de que ese camino la llevaría a algún lugar, el lugar.

La voz la llamaba, no podía explicar de qué manera lo hacía pero estaba allí y a la vez no, ya casi corría, sus pies se plantaban firmes en el césped, presurosos. Entonces, apareció frente a ella una verja negra de metal, alta de apariencia impenetrable, provocó que su corazón diera un vuelco, provocó que su estómago de contrajera de excitación y corriera la distancia que la separaba. Estoy aquí dentro… le decía con determinada suavidad, sólo tienes que cruzar la verja. Y la pelirroja lo deseaba más que nada en el mundo, como si de pronto de eso dependiera su existencia, pero había un pesado candado que la mantenía cerrada. Annabelle maldijo entre dientes y pateó la verja con frustración, un sonido metálico y sordo se alzó al cielo pero la verja siguió cerrada; acercó su rostro mirando a través de los barrotes y escudriñando en la oscuridad, una construcción en ruinas parecía, apenas podía distinguir cualquier cosa y la maleza crecida también impedía que viera algo.

—Tengo que entrar… —murmuró para sí, había desesperación en su voz.

Miró al suelo… quizá una roca, algo lo que fuera, tal vez encontrara algo en su habitación que le ayudara a romper el candando pero temía que si se alejaba algo malo sucediera, sus instintos le decían que no podía marcharse de allí, se sentía inmensamente atraída hacia lo que sea que estuviera al otro lado de la puerta. Se llevó una mano al cabello y sacó uno de los broches que mantenían los rebeldes mechones de su moño en su lugar y se agachó metiendo el pequeño artefacto de metal en la hendidura del candado, dónde tenía que ir una llave que no tenía.
avatar
Annabelle Van Baumgärter

Humana

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 08/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un jardín lleno de secretos y verdades [James]

Mensaje por James Howe el Mar Ene 08, 2013 4:52 pm

Un carboncillo sostenido entre unos largos dedos susurraba al deslizarse sobre la hoja de papel blanca y la ensuciaba adhiriendo las marcas de sus líneas, no eran cualquier clase de líneas hechas al azar, sino líneas que una vez se unían entre sí plasmaban la réplica exacta de lo que el muchacho tenía delante. James Howe estaba concentrado, unas arrugas surcaban su frente como cada vez que se concentraba tanto en lo que hacía, su mirada verde iba de su escenario al papel, una y otra vez; de vez en cuando pasaba la punta de la lengua por sus labios o se apartaba deliberadamente algún mechón de su rebelde cabello castaño que caía sobre sus ojos, pero jamás soltaba la mina ni desviaba su atención hacia otra cosa. Cuando dibujaba, James perdía la noción del tiempo y del espacio; en esos momentos sólo eran él, el carboncillo, su bloc de dibujo y su modelo, que en este caso se trataba de uno de los muchos rincones de St. Edward's el lugar tenía espacios hermosos que le habían regalado largos ratos de distracción en los últimos tres años, no se podía quejar, aunque él siempre prefería modelos humanos, lo suyo era la figura humana y no el paisajismo.

Le gustaba cuando la noche caía, el lugar era mucho más relajado a esas horas, sin todos esos niños malcriados que se pavoneaban por sus preciosos jardines, pues sí, se había encariñado con el jardín que lo atribuía como suyo, él se había encargado de que tuviera vida y de que los crudos inviernos no lo dañaran o los calurosos veranos lo marchitaran, de pronto sentía que le agradaban más las plantas que la mayoría de las personas de ese lugar, no se podía quejar, ya que si él lo hubiera querido habría buscado un empleo hacía mucho tiempo, en cambio seguía allí cuidando el que tenía como jardinero del St. Edward's.

De pronto, escuchó un fuerte ruido que lo sobresaltó y lo sacó de su ensimismamiento, había sido un ruido metálico bastante sospechoso, algo que no solía escuchar todos los días, en realidad que no solía escuchar nunca, por ello se extrañó. Algo iba mal, se dijo y parte de su empleo era cuidar que ningún intruso se metiera sin permiso a hurtadillas.

El muchacho dejó de lado sus cosas y se puso de pie yendo en la dirección de donde había provenido el alboroto, no había sido lejos, sólo dio una vuelta y atravesó un grupo de setos para descubrir que no había sido ningún intruso de la calle, si no una de las alumnas del mismo colegio, llevaba puesto su uniforme y se preguntó que tenían esas chicas en contra de abrigarse en pleno invierno. Se cruzó de brazos observando de lejos lo que la chica hacía, ella no parecía haberse dado cuenta de que él estaba allí; y mientras observaba trató de reconocerla pero ningún nombre vino a su mente, no recordaba haberla visto antes y él conocía a casi todos los alumnos del colegio, sabía muchas cosas de muchos aunque jamás decían nada. Se dijo en su fuero interno que a esa chica la reconocería si hubiera estado antes en St. Edward's por lo que intuyó que era nueva ¿Cómo olvidar un cabello tan peculiar, o una piel tan blanca como la de un fantasma? La chica era muy bonita, como la mayoría de las estudiantes de St. Edward's, como si fuera requisito ser hermosa para ingresar en el internado, tal vez no aceptaban gente fea, o sólo tenían mucho dinero para comprarse ropas caras, productos para el cabello, maquillajes y para ir constantemente a salones de belleza… por supuesto, su apariencia física era más importante que cualquier indigente que no tenía ni unos zapatos que calzar, debió haberlo imaginado.

Abrió la boca ligeramente sorprendido al ver que la pelirroja trataba de abrir el candado que mantenía la Capilla de St. Edward en resguardo de los alumnos, recordaba como le habían dicho que bajo cualquier circunstancia estaba prohibido entrar allí y también debía cuidar que ningún alumno intentara entrar, no se imaginaba lo que el lugar guardaba dentro que todos armaban mucho alboroto además del cadáver podrido del fundador del colegio, le gustaba el aspecto que daba después de todo, tenía varios dibujos del lugar, pero… peligroso no le parecía. Aún así se acercó a la muchacha —quien aún no advertía que James estaba allí, o sólo lo estaba ignorando—y cerró su mano con firmeza alrededor de una de sus muñecas para que se detuviera…

—Está prohibido entrar a la capilla, señorita—dijo James. Escuchó su voz demasiado fuerte en aquel silencio. —Debería regresar a su dormitorio, no me obligue a reportarla.

Lo que le faltaba, tener que lidiar con una mocosa malcriada en su tiempo libre, porque la niña no quería ir a la cama y se las daba de valiente y rebelde.
avatar
James Howe

Humano

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 08/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un jardín lleno de secretos y verdades [James]

Mensaje por Annabelle Van Baumgärter el Jue Ene 10, 2013 4:17 pm

El broche para cabello calló de las manos de Annabelle cuando la mano de James se aferró con firmeza a su muñeca, sintió la fuerza del hombre presionando sus músculos y sus huesos, pero eso bastó para que saliera de su ensimismamiento, volviendo a una realidad extraña donde no sabía cómo había llegado hasta allí. Ahogó un grito que se atoró en la garganta por la sorpresa, de noche el lugar era tétrico y más aún se le erizaba la piel encontrarse en un lugar sin saber que hacía allí, tal vez se había perdido tanto en su mundo que ni siquiera se había dado cuenta cuando fue a parar a los jardines, cuando intentó abrir la reja… parecía una bizarra historia de terror y de fantasmas, pero ella no creería lo que contaban St. Edward’s hasta que lo viera con sus propios ojos.

Alzó la mirada de la mano del joven que aún sostenía la suya como si pensara que en cuanto la soltara fuera a intentar abrir nuevamente la verja que mantenía resguardada la capilla… una capilla eso era, pero en la oscuridad de la noche no se podía distinguir mucho, mas que unos muros tragados por las sombras y la maleza devorándola. Las miradas de ambos se encontraron, la de ella era confundida, la de él ceñuda; Annabelle no entendió qué era lo que le molestaba ¿Tan malo era entrar a la capilla? Volvió su mirada al lugar… no parecía en absoluto.

—Yo… —empezó a decir en voz baja. — ¿Podría soltarme primero…?

Su voz sonó molesta, hastiada porque no le gustaba que un desconocido la tocara, mucho menos un hombre y tampoco le gustaba la forma en que él lo hacía, además le estaba haciendo daño aunque claro, ella no iba a decirle eso ni iba a hacer ninguna mueca como niña dramática. Al siguiente instante James la liberó y ella sintió su piel caliente en contraste con el frío que hacía por allí.

—No sabía que estaba prohibido entrar allí—dijo despreocupadamente, encogiéndose de hombros. —Lo siento.

Miró a un lado y a otro, no había nadie más por allí, luego nuevamente miró al joven, por primera vez dándose cuenta de que era apuesto, muy guapo en realidad y aunque parecía mayor no lo era tanto, le calculó más o menos la edad de su prometido, sin embargo parecía una persona completamente distinta, empezando porque Derek jamás usaría las ropas desgastadas que llevaba el muchacho, antes de tener que usar algo así, las quemaría, ni tampoco dejaría que lo vieran en público tan desaliñado y podría decir… sucio.

—Gracias por el dato… ¿Usted es?

No era que le interesara de verdad quien era pero quería ganar tiempo, no quería regresar a su habitación, le había gustado estar allí afuera por la noche…
avatar
Annabelle Van Baumgärter

Humana

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 08/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un jardín lleno de secretos y verdades [James]

Mensaje por James Howe el Dom Ene 13, 2013 7:31 am

Por un momento James pensó que la chica no estaba bien de sus facultades mentales o que intentaba jugar con su inteligencia creyéndose mucho más lista que él, no sería la primera vez que uno de los alumnos de St. Edward’s intentaba burlar a una “autoridad” —no era que el jardinero fuera precisamente una autoridad pero sabía lo que hacía, eran sus terrenos— a veces esos adolescentes se creían mucho mas inteligentes que cualquier profesor, pensaban que los adultos eran un montón de tontos a los cuales podrían engañar… y los brujos, por dios… los brujos adolescentes se creían criaturitas inmortales y superpoderosas.

El dinero y la magia no garantizan inteligencia, pensaba Jem.

—James Howe—respondió el muchacho a su pesar, no le gustaba la manera tan formal en la que la chica se dirigía a él… tenía unos modales que le hacían preguntarse en qué siglo estaban—el jardinero y guardián de los terrenos del colegio.

Frunció el ceño más aún porque la chica empezaba a colmar su paciencia. James parecía molesto, y en realidad lo estaba un poco porque interactuar con esos niños desobedientes e inmaduros era la parte que más odiaba de su trabajo, no podía hacer nada contra ellos porque lo tenía prohibido, además sabía que si un alumno metía a sus padre en cualquier asunto que le incomodara él quedaría sin empleo y la verdad es que ya se había acostumbrado a St. Edward’s le daría nostalgia tener que dejarlo después de cinco años.

—Pero eso no me impide poder reportarla—añadió secamente—usted ya ha rotos varias de las reglas pero si se va ahora, fingiré que jamás la he visto.

Suspiró cansinamente. La temperatura estaba descendiendo rápidamente y empezaba a hacer frío de verdad, tal vez no caería nieve, comprobó él después de mirar el cielo de soslayo, pero la noche sería más fría; lo único en lo que podía pensar era en el interior calentito de su casa, las llamas crepitando en la chimenea, una cena deliciosa y un poco de té.
avatar
James Howe

Humano

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 08/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un jardín lleno de secretos y verdades [James]

Mensaje por Annabelle Van Baumgärter el Dom Ene 13, 2013 8:40 am

La chica cruzó los brazos y le devolvió el ceño fruncido a su interlocutor como si hubieran iniciado una guerra para ver quien de los dos era más terco o más obstinado; aunque a diferencia de ella el jardinero no tenía nada que perder, mientras que él amenazaba con reportarla, y de hecho, pensó Annabelle, estaba en todo el derecho de hacerlo porque estaba rompiendo las normas, sin embargo, hasta ahora no había hecho nada realmente malo, sólo anhelaba un poco de libertad, sentir que no estaba atada a los dictámenes de su prometido las 24 horas del día.

—Lo siento, señor Howe, es solo que… —En realidad no había ninguna buena excusa que justificara su comportamiento—de verdad, no quería causar problemas, además… no es para tanto.

Estaba a punto de largar un discurso en su defensa, estaba a punto de usar sus peores modales pero el muchacho delante de ella no tenía la culpa, se dijo para calmarse, era sólo su trabajo, quizá hubiera encontrado algo verdaderamente peligroso dentro de la capilla. Lo mejor era volver a su habitación, si la reportaba la queja no iría con su padre, sino con Derek y eso le traería muy serios problemas.

—Descuide, volveré a mi habitación.

Metió las manos dentro de los bolsillos de su chaqueta y empezó a caminar en dirección al pasillo que llevaba al interior del edificio de St. Edward’s, no obstante se detuvo en seco al escuchar unos pasos que resonaban huecos, pisadas tranquilas pero firmes y determinadas. De lejos, distinguió la silueta de Derek ensombrecida por las sombras que los muros devolvían; su corazón se aceleró y se llevó una mano a la boca para no soltar ninguna exclamación, miró hacia atrás donde James Howe la observaba con los brazos cruzados y su mirada ceñuda. Regresó desesperada hasta él.

—No le diga que me vio, por favor—susurró rápidamente—le prometo que si no me delata con él, regresaré inmediatamente a mi habitación… lo juro.

Entonces se escabulló detrás de unos arbustos y se quedó quieta abrazando su torso, conteniendo la respiración y apretando los labios, si Derek la veía ahí se la llevaría arrastrando y la castigaría, nunca sabía de que humor estaba él, pero normalmente no era del mejor humor. Quiso controlar su ritmo cardiaco porque escuchaba su propio corazón tan fuerte en sus oídos que pensó que cualquier otra persona podría escucharlo, aunque la idea era absurda.
avatar
Annabelle Van Baumgärter

Humana

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 08/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un jardín lleno de secretos y verdades [James]

Mensaje por Derek saxe el Dom Ene 13, 2013 12:02 pm

Había salido de dar su tercera clase en el día. Su humor estaba ligeramente alterado por una pequeña discusión en el salón por un “cerebrito” que pretendió decir que el ejercicio que Derek había puesto en el pizarrón estaba errado. ¿Errado? Que idiota estudiante ¿Cómo se le ocurría pretender estaba mal resuelto? Derek saco su cajetilla de cigarrillos. Era blanca con rojo, al borde marcaba la palabra “Marbollo”. Sacó su particular encendedor en forma de calavera de diamante y haciendo salir fuego encendió el tubo de nicotina.

Se recostó de una de las columnas de mármol y mientras fumaba tomó su celular, vio las llamadas. El nombre de Anna estaba de primero ¿Dónde estaría en ese momento? Tenía bastantes horas sin verla, ella le ayudaría a relajarse un poco.

Terminó el cigarrillo y tirándolo en el suelo lo termino de apagar con el pie izquierdo. Se sacudió las manos y comenzó a buscar.

A lo lejos observo a un hombre que se encontraba en el medio del camino. Se acerco a él. Podía sentir la presencia y el perfume de Annabelle en el aire. Estaba cerca.

— Disculpe, buen hombre — Le dijo acercándose — ¿Por casualidad no ha visto a una joven de cabellera rojiza andando por aquí? Soy el profesor nuevo de matemáticas. Perdone la falta de cortesía. Derek Saxe — Derek siempre era muy educado ante todo. Le tendió la mano derecha en espera de que el hombre que tenia al frente le estrechara la mano igual.


_________________






Derek Saxe


avatar
Derek saxe

Brujo

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 07/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un jardín lleno de secretos y verdades [James]

Mensaje por James Howe el Mar Ene 15, 2013 5:59 am

El comportamiento de la pelirroja le pareció muy extraño, de verdad empezaba a dudar que la chica estuviera bien de la cabeza, era un tanto rara, y no lo pensaba sólo por esa manera en que le hablaba, no recordaba que alguien se hubiera dirigido a él como “Señor Howe” alguien que no fuera el director o algunos profesores, en cambio, las relaciones con los alumnos nunca habían sido tan formales. Se planteó seriamente seguir a la muchacha hasta que cruzara la puerta de la torre de los dormitorios, porque de lo contrario la chica podría tomar otro rumbo cualquiera y meterse en problemas, a los fantasmas de St. Edward’s no les gustaban mucho los intrusos, aunque la mayoría del tiempo no solían dañar a los habitantes del internado, si tenían “un mal día” y alguien perturbaba su preciada paz nocturna, se ponían algo molestos.

Cuando estaba dispuesto a avanzar detrás de ella, la muchacha se detuvo en seco y volvió en sus pasos apresuradamente, luego le dijo algo y corrió a esconderse, pudo ver en su rostro como si estuviera asustada. Casi al instante apareció por el pasillo una persona que James reconoció como uno de los profesores nuevos en el internado, uno de los curiosos hermanos Saxe, recordó haberse preguntado si los Saxe se habrían quedado sin hogar y su pretexto para tener uno nuevo era meterse al internado, es que… tantos Saxe, era sospechoso… o quizás sólo eran de esas familias que se seguían juntos a todos lados; sin embargo no estaba en condiciones de suponer nada.

Observó al profesor, era Derek Saxe, lo confirmó cuando él mismo lo mencionó, tenía buenos modales, modales que le recordaron a la chica escondida en los arbustos, y más aún cuando expresó buscar a una muchacha de cabellos rojos. James miró la mano extendida del profesor y limpió la suya en sus pantalones vaqueros antes de estrechar la del hombre.

—James Howe, vigilante… jardinero. —contestó con cortesía— ¿Ha dicho una chica pelirroja? —inquirió fingiendo estar desconcertado por la pregunta.

¿Debía decirle? Era su deber como vigilante informar de esas cosas al director o a los profesores.

—No he visto a nadie así… no ahora. —Dijo al fin—Tal vez esté por aquí… me pareció escuchar hacer rato a alguien, aunque también pudo ser algún animal silvestre, son comunes por la cercanía del bosque.

Se encogió de hombros, esperando que al profesor no se le ocurriera buscar entre los arbustos, aunque no tenía la apariencia de alguien a quien le gustara ensuciarse las manos ni sus pulcras ropas.
avatar
James Howe

Humano

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 08/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un jardín lleno de secretos y verdades [James]

Mensaje por Derek saxe el Mar Ene 15, 2013 11:50 am

Cuando me estrechó la mano, lo mire directamente a los ojos y por un momento sentí que esta mirada me traería problemas futuros. No sabía porque pero mi intuición nunca me fallaba. El apretón duro unos segundos, nuestras manos subieron y bajaron un par de veces hasta que nuestro contacto se acabo.

Me dijo humildemente — Idiotas que se creen que por hablar humildemente tienen ganado toda la bondad del mundo. Asquerosos plebeyos — Que su nombre era James Howe y que además de vigilante era jardinero. Parecía lo bastante joven ¿Acaso tendría una carrera? ¡vamos Derek! ¿Qué preguntas son esas? Sin duda un hombre joven con una carrera no se estuviera ensuciando las manos de asquerosa tierra con un titulo bien ganado.

Gente pobre, nadie los había mandado a nacer en la miseria. Se merecían todo lo que les pasaba, así de simple.

Me dijo que no había visto a la escurridiza de mi prometida. Tal como una rata escondiéndose entre las rocas. Pero las rocas no siempre la iban a proteger. Anna sabia que peor era que yo la encontrara enojado.

En el fondo, yo sabía perfectamente que el jardinero me estaba mintiendo. No le dije nada, es más lo vi como la oportunidad perfecta para poder pagar mis frustración con ella. Siempre Anna, mi dulce Anna.

Sentí el lascivo sentimiento de volver a poseerla y hacer con su cuerpo lo que se me diera la gana…

Asentí con la cabeza a James y solté la última bocanada de humo de mi cigarrillo. Abrí mi muy elegante caja de cigarrillos dejando la colilla muerta allí. Yo no iba a ensuciar más el ambiente, ya bastaba con la gente pobre alrededor.

— Gracias por la información joven Howe —Le dije — Si la llegara a ver, por favor comuníquele que el profesor de matematicas tiene que conversar con ella sobre unas cosas del examen que presentara en unas semanas — Continué y despidiéndome cortésmente me retire por donde vine.

Anna estaba cerca, cuando la encontrara. Ella iba a volver a ser mía.

_________________






Derek Saxe


avatar
Derek saxe

Brujo

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 07/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un jardín lleno de secretos y verdades [James]

Mensaje por Annabelle Van Baumgärter el Dom Ene 20, 2013 7:58 am

Soltó el aire que había estado conteniendo en sus pulmones y suspiró aliviada cuando vio a Derek marcharse insatisfecho; no tenía idea de qué era lo que quería de ella en esos momentos, no recordaba haber hecho nada malo que pudiese molestarlo, se había comportado hasta el momento, salvo por esa noche que había decidido salir violando una de las reglas del colegio, pero no era tan grave, como si a Derek le importara que se cumplieran las normal de lugar, a él lo único que le importaba era lograr cumplir sus planes sin ningún obstáculo y hasta el momento Annabelle no se había metido en medio, aunque la chica sabía que sólo era cuestión de tiempo.

Después de unos minutos cuando se aseguró de que Derek no volvería y de verdad se había ido decidió salir de su escondite; se puso frente a James y le sonrió completamente agradecida, tal vez el jardinero no era tan desagradable como ella había pensado en el primer momento, en realidad ahora que lo veía bien, le parecía incluso amable y pensó que sólo estaba haciendo su trabajo.

—Muchas gracias, señor Howe. —le dijo aunque para ella las palabras era insuficientes para expresar lo agradecida que estaba con el hombre—Le debo una, no tiene idea de lo agradecida que estoy.

Si hubiera sido correcto se habría lanzado sobre él y le habría abrazado, pero no lo era, ella era una dama, no estaba bien que fuera efusivamente abrazando a desconocidos, ni siquiera allí en St. Edward’s donde nadie tenía idea de quien era o de donde venía.

—Ahora iré directamente a mi habitación y no causaré problemas, cómo se lo prometí.

Y entonces se echó a correr a toda prisa para regresar a su habitación, aunque fue cuidadosa de que nadie la viera, especialmente Derek…
avatar
Annabelle Van Baumgärter

Humana

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 08/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un jardín lleno de secretos y verdades [James]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.