Conectarse

Recuperar mi contraseña





La estación del año va aquí ^^ Por ahora estamos en invierno del 2013, abrígate bien :3
Últimos temas
» The Fairy Tale Land RPG [Afiliacion Elite]
Mar Abr 09, 2013 7:42 am por Invitado

» Twilight Generation (NORMAL)
Lun Abr 08, 2013 5:51 am por Invitado

» Demented Place [Élite]
Sáb Abr 06, 2013 3:55 am por Invitado

» Ayuda a un pobre ciego y te regalo un chocolate[Libre]
Jue Mar 28, 2013 3:04 pm por Paris Di Benedetto

» Muestrame como eres [Cedric]
Jue Mar 28, 2013 11:17 am por Elise Blackwood

» Corre, corre!!!....(elise)
Miér Mar 27, 2013 10:29 am por Elise Blackwood

» Una tarde para nosotros [Astaroth]
Miér Mar 27, 2013 6:29 am por Astaroth Saxe

» Coffe break? [Cedric]
Mar Mar 26, 2013 3:03 pm por Cedric Di Giovanni

» Tu aqui...{Alexander}
Mar Mar 26, 2013 9:05 am por Zoe A. Cinna





Aquí va el Staff ^^ Dudas, quejas y sugerencias a St. Edward o Derek Saxe




--- Foros Hermanos ---


--- Foros Elite ---
Never After COB Mauna Loa: Academia Militar


Un obsequio para ti, querido [Derek]

Ir abajo

Un obsequio para ti, querido [Derek]

Mensaje por Annabelle Van Baumgärter el Mar Ene 08, 2013 3:19 pm

Querido:
Espero que te guste tu obsequio de navidad, sé que lo tienes todo, pero hay cosas que el dinero no puede comprar… como la felicidad, por ejemplo. Tal vez ya es tarde para ti y para mí, pero si pensabas que me iba a quedar sentada sólo viendo como arruinas mi vida, estabas muy equivocado, te equivocaste de persona, Asmodeo… no eres el único que sabe jugar y divertirse, ya no tengo nada que perder.
Como sé que te encanta que hablen siempre de ti, de ser el centro de atención, ya me encargué de enviar esto a un par de publicaciones en Liechtenstein, a la BBC y a un programa de televisión local… hablaran de nosotros como te gusta.
Con eterno odio.
Tu amada, Annabelle.



Miré otra vez las fotografías en la página, habían salido muy bien, tenía que admitir que los paparazis tenían talento para estas cosas y los reporteros también se las ingeniaban para hacer más grande el escándalo, ahora sembraban la duda sobre si la prometida del Conde de Liechtenstein le ponía los cuernos con un desconocido británico, una aventura por Londres antes de la boda.

James era el jardinero de St. Edward's, lo había conocido un día que daba un paseo por allí y desde entonces nos habíamos llevado bien, me agradaba mucho y había tenido la osadía de contarle sobre mí, Jem era mayor que yo, tenía sólo un año más que Derek, era maduro y comprendía todo de tal manera que se había prestado para ayudarme a joderle la vida a mi prometido durante nuestra estancia en St. Edward's; el sabía que cada beso, cada roce, o cada palabra que se había dado en esa cita habían sido un teatro, ambos nos habíamos divertido y habíamos fantaseado sobre el resultado del plan. Derek se equivocaba si pensaba que yo no podía ser capaz de conseguir por mí misma mis propias armas, él me subestimaba todo el tiempo.

Dejé la nota en medio de la revista la cerré y la envolví en un bonito papel metálico, después le puse un gran moño rojo encima y una etiqueta que sólo decía: pag. 35. Sonreí con satisfacción, no eran sólo los Marie los únicos teatrales por allí. Salí de la habitación y fui directamente a la de Derek, dejé el paquete frente a su puerta y regresé a la mía para seguir haciendo mis tareas, tal vez debí infiltrar el chisme por internet… nah, ya se encargaría de eso los medios… esas cosas se duplicaban como conejos.

Puse música a todo volumen, me sentía de alguna manera ligeramente libre, había querido hacer eso desde hacía tanto tiempo, sólo para molestarle….
avatar
Annabelle Van Baumgärter

Humana

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 08/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un obsequio para ti, querido [Derek]

Mensaje por Derek saxe el Mar Ene 08, 2013 3:25 pm

Escuché repetidos golpes en la puerta de mi habitación ¿Quién demonios osaba tocar de esa manera tan escandalosa? el alcohol corría por mis venas— Había estado tomando— y la rabia con ella. No quería que nadie me molestara.

Derek no estás en tu castillo, aquí no puedes ordenar a nadie

¡Demonios!

Me dije a mi mismo repetidas veces mientras intentaba detener el maldito sangrando de mi mano. Maldita sea Anna, por su culpa ahora mi camisa de lino blanca favorita estaba arruinada por las gotas de mi real sangre.

Abrí la puerta maldiciendo entre dientes pero cuando la luz llegó a mi rostro sonreí amablemente al “perturbador” de mentes y momentos solitarios.

— ¡Hola! ¿Quién es…?— Arrugue el rostro al darme cuenta de que en la puerta no había nadie, malditos mocosos falta de respeto.
Iba a tirar la puerta y hacerla resonar por toda la institución cuando un paquete de regalo pegado en mi puerta me llamo mucho la atención. El lazo metálico rojo me gusto. En realidad el rojo era uno de mis colores preferidos, era un color fuerte, de poder, pasional y a la vez combina muy bien con el negro.

Tomé la tarjeta que venía finamente colocada entre el lazo y el papel que envolvía el paquete y la leí mentalmente.
Querido:
Espero que te guste tu obsequio de navidad, sé que lo tienes todo, pero hay cosas que el dinero no puede comprar… como la felicidad, por ejemplo. Tal vez ya es tarde para ti y para mí, pero si pensabas que me iba a quedar sentada sólo viendo como arruinas mi vida, estabas muy equivocado, te equivocaste de persona, Asmodeo… no eres el único que sabe jugar y divertirse, ya no tengo nada que perder.
Como sé que te encanta que hablen siempre de ti, de ser el centro de atención, ya me encargué de enviar esto a un par de publicaciones en Liechtenstein, a la BBC y a un programa de televisión local… hablaran de nosotros como te gusta.
Con eterno odio.
Tu amada, Annabelle.


Tuve que leerla y releerla, me asuste al no saber lo que la muy desgraciada había hecho y sin entrar a mi cuarto, destroce el papel y saque la revista. Mis ojos se abrieron como platos al darme cuenta de que era la número uno en chismes de todo el continente. En esa revista normalmente hablaban de Astaroth, mas nunca de mí.

Pasé con agilidad y rapidez las páginas y me encontré con la señalada en la tarjeta.

Arrugue con molestia la revista casi rompiéndola por la frustración. Las fotos que en ella se mostraban eran de Annabelle con otro tipo en una cita, en un baile, elegantes, dándose besos y sin contar lo que decían de mí.

Iba a ser publicado por todo el mundo y el mundo iba a tacharme y a señalarme, ahora estaba dentro de un maldito escándalo público.

No me quede allí, simplemente cerré la puerta de mi cuarto y literalmente corrí al cuarto de Annabelle. La puerta estaba cerrada con llave…

Sonreí.

El seguro se abrió y la manilla comenzó a girar sin que yo tuviera que tocarla, si la asesinaba no podía dejar huellas.

Di pasos dentro de la habitación, no se dio cuenta por lo alto de la música hasta que la puerta se cerró tras mi espalda con fuerza.

— ¡ESTA VEZ TE HAS EXEDIDO! — Le grite tomándola de la camisa para acercarla a mí. La mire con odio, mi respiración era agitada y la sangre de mi mano había comenzado a brotar nuevamente.

_________________






Derek Saxe


avatar
Derek saxe

Brujo

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 07/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un obsequio para ti, querido [Derek]

Mensaje por Annabelle Van Baumgärter el Mar Ene 08, 2013 3:30 pm

Un portazo me sacó de mis pensamientos y me volví tranquilamente porque después de todo lo había estado esperando en cualquier momento, Derek no era la clase de persona que dejaba pasar por alto esa clase de detalles, no sin hacer una rabieta, no sin tomar venganza. Miré su rostro, colérico, una máscara de rabia, dejaba de verse apuesto —porque tenía que admitir que mi prometido era bastante guapo— cuando su rostro se descomponía por la ira; era muy parecido a Astaroth en ese aspecto.

Adiviné sus intenciones antes de que viniera a mí, pero aún así no me moví, tampoco me inmuté cuando me gritó en la cara y me tomó con fuerza, mi corazón ya sentía la excitación y la adrenalina, un ligero toque de miedo por lo que pudiera hacerme, pero aún así me mantuve firme porque si le demostraba cualquier cosa, el más mínimo detalle de arrepentimiento él lo iba a disfrutar. El dolor de su fuerza se extendió por mis brazos, Derek no se iba a molestar en ser delicado.

Respiré profundamente y bajé la mirada a las manos que me sostenían, vi como sangre manando de heridas en una de ellas manchaba mi blusa blanca, seguramente había roto algo como acostumbraba hacer cada vez que se enojaba… era tan infantil en ocasiones, aunque él se jurara la persona mas madura en todo el principado.

— ¿Vas a matarme? —Pregunté arqueando una ceja, mi voz siseó retadora y esbocé una sórdida sonrisa—hazlo, pero yo sé que en el fondo sería muy fácil, tú no eres así, Asmodeo… tú quieres hacerme la vida miserable… y por eso no me vas a matar.

Suspiré mirándolo directamente a los ojos, tenía unos ojos hermosos. A veces me preguntaba que le había hecho a Derek para que me tratara así, al principio pensé que ya que me obligaban a casarme con él podía enamorarlo y él a mí, podíamos acostumbrarnos el uno al otro, había escuchado que el amor era capaz de nacer incluso cuando no lo había, porque éramos desconocidos, bueno… yo había escuchado hablar de él muchas veces, le había visto en la televisión, desde que aún era un adolescente, prácticamente lo había visto crecer, y sí, como todas las chicas de mi edad de Austria y de Liechtenstein me imaginaba una vida con el príncipe Derek Marie… incluso con su apuesto hermano Astaroth Marie —pero él no era mi tipo—… eran sueños de una niña, cuando idealizas a través de las falsas imágenes que muestran de sí mismos.

—Si me matas te estaría agradecida de librarme de este infierno—le espeté frunciendo el ceño, con odio—pero eres tan miserable que no lo vas a hacer porque no tienes el valor de quedarte sólo, necesitas a quien joderle la vida ya que la tuya está jodida desde que naciste, y yo soy ese alguien…

Derek sabía que tenía razón.
avatar
Annabelle Van Baumgärter

Humana

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 08/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un obsequio para ti, querido [Derek]

Mensaje por Derek saxe el Mar Ene 08, 2013 3:35 pm

—Eres tan miserable que no lo vas a hacer porque no tienes el valor de quedarte sólo, necesitas a quien joderle la vida ya que la tuya está jodida desde que naciste, y yo soy ese alguien…

De todo aquel parloteo necio y desmesurado que Anna había comenzado cuando la tome por el miedo que de seguro sentía en la piel debido a mi fuerza y a la rabia que yo mismo le hacía sentir, solo aquella última oración me había calado dentro.

“Miserable” “miedo a la soledad” “necesitar a alguien” “ella” en realidad todas esas palabras causaron un remolino en mi cabeza que me hizo estallar de ira, porque en el fondo ella tenía razón, porque yo la había buscado a ella para no estar solo y no la dejaba ir aunque ella hiciera estupideces para arruinar su existencia y lo haría, ella sería mi esclava para siempre.

— Hoy aprenderás una lección de vida muy importante Anna — Le dije intentando mantener la compostura — Hoy aprenderás que yo soy tu amo, y que contra el amo no se hacen cosas como esta— Le dije mostrándole la revista para luego darle golpes en la frente sin demasiada fuerza con la misma — A veces no piensas en lo grave que son tus acciones y en la repercusión que tendrán para los demás — Le sonreí con malicia —Te contare una linda historia sobre un hombre que decidió ser cómplice de la reina revoltosa de un reino —Levante una ceja y la acerque más a mí para que mis labios rozaran su oído izquierdo —Había una vez un hombre trabajador, que por cosas del destino quiso jugarle una broma al rey del reino. La esposa del rey quiso ayudarle y lograron desatar la ira del rey —Su cuerpo comenzó a moverse, quería alejarse de mi agarre así que la apreté con más fuerza a mi cuerpo y sonreí más sínicamente contra su mejilla para continuar hablando —Entonces el rey los tomó a los dos y los llevo a un sitio apartado del reino, los obligo a ambos a cavar en la arena un agujero lo suficientemente amplio para los dos y luego el hermano del rey tomo a la reina y la sentó muy cerca del hombre mientras el rey con una sierra eléctrica cortaba en pequeños pedazos el cuerpo del buen hombre que solo quiso ayudar a la reina pero cometió el error que sentenciaría su vida para siempre — Culminé mi historia arrojando el cuerpo de Anna contra un mueble de madera. Su cuerpo impacto y cayó al suelo.

Di pasos hacia atrás, pase el seguro de la puerta y comencé a caminar hacia ella lentamente desabotonando sensualmente los dos primeros botones de mi camisa.

Llegué hasta su cuerpo y tomando entre mis manos su rostro, la acerque a mí para besarle efusivamente los labios. No fue un beso tierno ni nada por el estilo. Al contrario fue agresivo y cuando tome sus hombros para acercarla a mi cuerpo quizás hasta le dolió pues sentí el sonido de sus huesos debajo de su piel.

Sonreí y abrí sus piernas con brusquedad, la falda de su uniforme facilitaba el trabajo que tenía por delante. Sus manos intentaron alejarme de su cuerpo pero tome sus manos y las choque contra la madera de la mesa manteniéndolas firmes sin dejar que se moviera. Mis rodillas mantuvieron sus piernas separadas mientras mi otra mano comenzaba a desabotonar mi pantalón.

— Si gritas, solo te ira peor querida — Le dije besando su boca una vez más.

Cuando me disponía a penetrarla, una de sus cajas cayó sobre mi cabeza pero logré esquivarla con agilidad. Está solo rozo mi hombro. Mire hacia arriba para ver porque se había caído.

Solo fue por el golpeteo contra la mesa

Me dije a mí mismo y volví a Anna. En ese momento, toda la habitación comenzó a temblar con agresividad. Las cosas cayeron desde los estantes y el vidrio se rompió contra el suelo, algunas perlas de los collares de anna volaron por todo el sitio.

Había alguien más en ese lugar. Lo pude sentir cuando jalaron mi pierna izquierda. Me sostuve de la mesa contra la que tenía a Anna y esta te tambaleo con más fuerza.

—¿!Quién demonios eres?!— Le grite a la nada intentando que todo volviera al orden pero al parecer todo se complicaba más. Me aleje de Anna y me levante para observar todo a mi alrededor, la levante para sacarla de la habitación pero cuando me aleje un poco de ella para evitar que un closet se viniera sobre ambos, unas tijeras volaron de la nada e iban directamente al rostro de Anna. Me metí entre la tijera y cuando la protegí con mi cuerpo el closet se vino abajo y nos sepultó.

Logré que una mesa se moviera exactamente a donde yo quise y el closet choco contra ella evitando aplastarnos. Mantuve a Anna bajo mi cuerpo. El temblor se detuvo.

—¿Estas bien?— Pregunté y cuando mi mano derecha se alejó de mi abdomen, la presión que tenía contra la herida que la tijera había causado comenzó a sangrar. A simple vista y por las partículas de grasa que salían debido al profundo corte era grave.

_________________






Derek Saxe


avatar
Derek saxe

Brujo

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 07/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un obsequio para ti, querido [Derek]

Mensaje por Annabelle Van Baumgärter el Mar Ene 08, 2013 3:41 pm

No le tengo miedo, me dije en mi fuero interno, no le tengo miedo. Sus amenazas no me van a hacer arrepentirme de lo que hice, porque conocía las consecuencias de lo que estaba haciendo. Sus palabras susurrantes a mi oído me hicieron estremecer, quise alejarme, me estaba haciendo daño y sentí que la sangre se me helaba cuando al finalizar su historia, que no era definitivamente un cuento de hadas… no había pensado en que él podía dañar a James, había estado sólo esperando sus represalias contra mí y estaba dispuesta a pagar cualquier precio con tal de arruinarlo, pero… James era inocente en todo esto, él sólo había actuado por mí, yo era la única que merecía el castigo.

Entonces, cuanto terminó me libró lanzándome contra uno de los muebles que adornaban mi habitación, sentí el dolor recorrer mi espalda cuando el filo de la mesa me detuvo; estaba temblando de pies a cabeza y mis rodillas se doblaron dejándome caer de rodillas al suelo; miré desesperadamente alrededor en busca de algo que pudiera servirme como arma pero no encontré nada… si pudiera alcanzar las tijeras o una lámpara…

Mi mirada desde el suelo le observó con terror al adivinar sus intenciones, me arrastré sobre la alfombra alejándome, no quería, no quería que me tocara, que sus manos me acariciaran o que estuviera siquiera dentro de mí, dolía, era asqueroso… las lágrimas se escaparon inevitablemente de mis ojos tan sólo al recordar las otras ocasiones. Un “auxilio” se ahogó en mi garganta. Di patadas contra el suelo, intenté cerrar mis piernas pero él no me dejaba, los sollozos se escaparon de mi boca y se ahogaron cuando sus labios llegaron a los míos invadiendo con agresividad mi boca, su aliento sabía a alcohol y me provocaba nauseas.

—…Derek… por favor no… —le pedí aún con vanos intentos de liberarme—déjame… por favor…

Un grito al fin salió desde mi garganta, pero no era un grito desesperado, no era un grito que pedía ayuda, más bien fue una expresión de sorpresa cuando una de mis cajas cayó sobre su cabeza y aproveché su distracción para alejarme un poco, bajar mi falda cubriendo mis muslos desnudos y encogerme contra la mesa, como un animal asustado. Luego todo comenzó a temblar… pero ese sitio no era una zona de movimientos telúricos, aún así todo se movía bajo mi cuerpo, las cosas empezaban a caer.

— ¡Derek deja de hacer eso! —exclamé asustada, odiaba cuando usaba sus poderes para provocar destrucción. — ¡Ya basta!

Alguien estaba allí, acechando, lo sabía, sentía como la piel de mis brazos se erizaba y la temperatura de la habitación descendía. Me di cuenta que no era cosa de Derek cuando se interpuso entre mí y las mismas tijeras que había querido alcanzar para dañarlo, no tenía sentido que quisiera matarme y después se interpusiera entre mi cuerpo y el arma. Cuando todo se calmó me alejé de él, porque para mí Derek no dejaba de ser peligroso incluso después de lo que había hecho.

Miré la sangre manando de su herida, pensé con resentimiento que se lo tenía bien merecido pero luego dejé que esos sentimientos no se apoderaran de mí, me había salvado después de todo, me había protegido con su propio cuerpo y se había arriesgado por mí… Sin responder a su pregunta caminé hacia el cuarto de baño y tomé una de las toallas, la mojé en el chorro de agua del lavamanos y volví a la habitación. Derek era increíblemente orgulloso, no iría a la enfermería para que curaran eso y tampoco quería darle la satisfacción de deberle mi vida, no a él. Desabotoné su camisa aunque intentó apartarme y empecé a limpiar la herida.

No tenía ninguna palabra que decir, no podía decir “gracias” o “lo siento, no volveré a hacerlo” porque en ese momento no nacían y no iba a mentir mostrando un arrepentimiento barato.

—Quisiera que me dieras razones de porque me tratas así… —dije al fin soltando la pregunta que siempre estaba en mi cabeza cuando se trataba de Derek, nunca se lo había dicho—No recuerdo haberte hecho nada, no es mi culpa que te obligaran a buscar una esposa… al principio lo único que quería era… hacerte feliz… —Mi voz se quebró y como una niña cursi y tonta no pude contener las lágrimas, había tantos sentimientos encontrados dentro de mí en ese momento que no podía mantenerme a raya como la mayoría del tiempo. Suspiré profundamente recuperando mi voz—Tal vez no soy guapa, brillante o la chica de tus sueños, pero si ya estamos destinados a vivir juntos y gobernar un país, al menos podríamos dejar esta estúpida guerra y…

Me interrumpí al ver las luces parpadear sobre nuestras cabezas, dejé a un lado lo que estaba haciendo y miré alrededor. Nunca había creído en fantasmas pero a mi mente vino esa historia absurda que contaban por ahí: que había fantasmas en St. Edward's. ¿Si era verdad? Y fue entonces que los bombillos explotaron produciendo un sonido de corto circuito, hubo una llama de chispas y luego la habitación estaba a oscuras, tomé la muñeca de Derek y presioné la mano donde tenía la toalla de baño, contra su herida. Escuchaba ruidos, y no era mi imaginación, nuevamente esa sensación de que había alguien allí, como si algo acechara alrededor, mis ojos apenas acostumbrados a la nueva iluminación vieron una sombra pasar cerca de la ventana.

Los vidrios se rompieron en mil pedazos, escuché como los cristales de los espejos caían como si alguien hubiese arremetido contra todos ellos a la vez, contra las ventanas, contra todo. Mis ojos no podían ver nada mas allá de Derek, pero mis oídos estaban alerta y escuchaba como eran arrastrados los muebles por la habitación.

—Tenemos que salir de aquí—dije con voz extrangulada, negándome a que mi miedo se reflejara.

Me alejé de él y fui hacia la puerta quitando el seguro, mis manos lucharon contra el picaporte que no parecía querer ceder, la pateé pero no se abría, entonces sentí que una fuerza invisible me golpeaba en el estómago impulsándome hacia atrás con tanta fuerza que me sacó el aire y me hizo caer al suelo rodando sobre el desastre de cristales, me detuve cuando choqué contra lo que supuse era la cama, un golpe duro en mi cabeza me aturdió pero me concentré en mantenerme consciente, me concentré en el dolor y el olor a sangre…

— ¡Derek! ¿Dónde estás? —levanté la voz por encima del sonido que provocaban los muebles al chocar unos contra otros, necesitaba saber que estaba bien.
avatar
Annabelle Van Baumgärter

Humana

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 08/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un obsequio para ti, querido [Derek]

Mensaje por Derek saxe el Mar Ene 08, 2013 3:46 pm

Anna comenzó a hacer algo que nadie nunca en mi vida se había dignado a hacer — Aparte de mis hermanos — Ella se preocupó por mí. Corrió al baño y trajo una toalla con la que comenzó a curar mi herida…Después de lo que yo le había intentado hacer, después de que la trate mal y casi la violaba como tantas otras veces.

Pena.

Sentí pena en mi corazón al escucharla hablar, sus palabras llegaron a mis oídos y luego recorrieron mi cuerpo para estrellarse directamente con mi corazón. Lleve mi mano derecha a su mejilla izquierda y, le sonreí. No de mala manera, ni con intenciones de hacerle daño. Tampoco románticamente pero, si sinceramente. Sus palabras habían reconfortado un poco mi mente y mi corazón.

— Anna, yo…— Mis palabras se vieron interrumpidas por un nuevo ataque de nuestro siniestro e invisible enemigo.

Esta vez se volvió mucho más violento que antes, rompió las ventanas y tuve que protegerme pues esquirlas llegaron a mi rostro pero no me hicieron daño. Me detuve en el centro de la habitación y cuando los bombillos explotaron y la puerta se negó a abrir supe que si yo no hacía algo en ese instante, íbamos a morir.

Mire a Anna ser atacada por el ser invisible, la arrastro y golpeo su cuerpo innumerables veces. Cuando la tendió sobre la cama. Me quede emitiendo vibraciones mucho más violentas de las que hacia el espectro.

Su sombra de mujer se proyectó por toda la habitación y parecía que se hubiera clonado porque en las paredes las sombras crueles dibujaban muchas de sus siluetas, parecían querer arrinconarme, pero no se lo iba a permitir.

Cuando concentre suficiente poder en toda la habitación. Abrí mis ojos y gire a donde yo sabía que se encontraba el verdadero fantasma y…

—¡YA BASTA! ¡VETE POR DONDE HAS VENIDO EJENDRO!— Le grite y en ese instante la puerta se abrió y se cerró violentamente.

El fantasma se había ido.

Dirigí mi mirada a las ventanas y bombillos rotos y como si fuera magia — Cosa que no era — Los pedazos de vidrio que se encontraban esparcidos por toda la habitación se colocaron nuevamente en si sitio.

Mi cuerpo se arqueo, la herida sangraba más. Escuche a Anna decir mi nombre y fui a su encuentro, me coloque a su lado en la cama y con la manga de mi camisa limpie con cuidado la herida de su cabeza.

—Shhhh, ya todo está bien— Le dije emitiendo un sonido de dolor —No permitiré que nada malo te pase, solo yo puedo hacerte daño — Le dije acariciando su mejilla —Quiero que sepas que no te amo ni siento sentimientos hacia ti, pero…ya no te odio tanto — Exprese mis sentimientos con sinceridad y la abrace con cuidado — No tengas miedo, yo estoy aquí — Le dije al notar sus lágrimas de conmoción por lo que había pasado — Ya paso, ya paso —.Mi herida comenzaba a preocuparme por el dolor que me hacía sentir. Pero no se lo haría notar, no quería asustarla más.

_________________






Derek Saxe


avatar
Derek saxe

Brujo

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 07/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un obsequio para ti, querido [Derek]

Mensaje por Annabelle Van Baumgärter el Mar Ene 08, 2013 3:52 pm

Las imágenes iban y venían en trozos borrosos, de pronto mi vista se nublaba y sentía que era arrastrada hacia el infinito y oscuro mar de la inconsciencia pero cuando me daba cuenta de que mis ojos se estaban cerrando y estaba perdiendo la noción me obligaba a mí misma a mantenerme despierta a pesar de que lo único que mi cuerpo quería era dejarse llevar y no saber nada más de lo que estaba pasando. Escuché a Derek gritar, histérico, como nunca le había escuchado antes, ni siquiera contra mí que era la cosa que Derek más odiaba en el mundo.

Poco después todo volvió a su calma y esperé que la ira de aquel espíritu o lo que fuera, se desatara de nuevo, pero no sucedió. Con una mano temblorosa saqué algunos cristales más grandes que se habían encajado en mis piernas. Entonces, cuando la calma volvió y mi corazón pudo volver a su latido normal, sentí una opresión en el pecho que no tenía nada que ver con aquella fuerza invisible que me había lanzado como si fuera una muñeca de trapo. El miedo que sentía no tenía nada que ver con Derek o las cosas que él podía hacerme, esta era una clase diferente de amenaza, algo siniestro y devastador, que estaba furioso por alguna razón desconocida, y quería desquitarse… No, no iba a creer historias tontas de fantasmas, pero tampoco podía evitar ponerme a llorar como una ridícula niñita… sin embargo, no tenía sólo que ver con el fantasma y lo que había sucedido, era todo… absolutamente todo, hacía mucho tiempo que no me rompía de tal manera, siempre aparentando fortaleza, manteniendo esa máscara de indiferencia ante todo… de pronto ya no me podía contener.

Me sobresalté cuando la mano de Derek tocó la herida en mi cabeza y luego mi mejilla, había olvidado por un momento que estaba allí y con más razón traté de contenerme, nunca desde que nos habíamos conocido había dejado que él me viera llorar. Le escuché y sus palabras aunque sonaban sinceras me parecían absurdas… claro sólo él podía hacerme daño. Sus brazos me rodearon y la calidez de su cuerpo me envolvió, se sentía como un abrazo protector, su tono suave era agradable; Derek en el fondo no era mala persona, sólo era alguien que… No. Lo aparté de mí con tacto y me alejé hacia el otro extremo de la cama.

—Deberías ir a la enfermería a que curen esa herida, podría ponerse peor—le dije sombríamente clavando mi mirada al frente, sin ver nada en especial. —Yo… estoy bien.

Quizá no le importaba, quizá si, era difícil saberlo, pero esa afirmación no iba sólo dirigida a él, sino también a mí, yo estaba bien. Me limpié las lágrimas y las mejillas húmedas, suspiré profundamente y adopté la misma expresión de siempre, esa que usaba en el mundo exterior. Annabelle Van Baumgärter.
avatar
Annabelle Van Baumgärter

Humana

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 08/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un obsequio para ti, querido [Derek]

Mensaje por Derek saxe el Mar Ene 08, 2013 3:56 pm

La solté, ya ella se veía mejor y era hora de dejar los melodramas de novela y volver a la realidad, la realidad por detestable que fuera me ponía en una situación extremadamente incomoda, herido y en el cuarto de Anna.

Me levante de su lado y me dirigí lentamente hacia la puerta, no por que quisiera caminar lento sino porque el dolor comprimía mi cuerpo y si me llegase a mover un poco más rápido podría volver a impulsar el sangrado.

Abrí la puerta pero antes de retirarme la mire.

[color=darkblue]—Iré a un hospital no muy lejos de aquí. Si algo vuelve a suceder no dudes en llamarme —[/color ]

Le dije y cerré la puerta.

Me quede unos segundos detrás de la puerta intentando que mi cabeza asimilara todo lo que había pasado, ahora sé que tengo una conversación pendiente con la directora porque algo en este sitio no está bien.

En ese momento solo rogué que traer a Alí a este sitio no haya sido el error más grande que hubiera cometido.

Saque mi teléfono celular y marque el número de Ast

—Voy camino al hospital, ni una palabra a Alí—Exclame, iba a decir algo más pero el dolor se apodero de mí, emití un quejido y solo corte la llamada.

Me costó muchísimo salir de la institución sin ser detectado, al menos el mapa y los pasadizos habían sido — Como todas mis ideas — Una excelente ayuda.

_________________






Derek Saxe


avatar
Derek saxe

Brujo

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 07/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un obsequio para ti, querido [Derek]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.